Si aquellos dos tíos no hubieran tenido armas, no me llevan a la cárcel (El Cabrero, 1974)

Tras el concierto de Toulouse, José pretendía volver inmediatamente a Aznalcóllar, no quería esperar ni los 30 días que yo tenía que dar a la empresa al despedirme: Me falta el aire, quiero ver otra vez el horizonte amplio, quiero que me huelan las manos a jara… y, al día siguiente, se fue solo, desde … Sigue leyendo Si aquellos dos tíos no hubieran tenido armas, no me llevan a la cárcel (El Cabrero, 1974)

Mis primeros recitales en solitario (El Cabrero 1974)

Me dice Elena que debía de colaborar más en esto y que por qué no cuento lo que recuerdo de los cuatro primeros recitales de mi carrera. De Ginebra, donde fue el debut, me sorprendió eso de ver aquel teatro abarrotao, porque sólo había estao allí con La Cuadra, y era uno más del grupo que … Sigue leyendo Mis primeros recitales en solitario (El Cabrero 1974)

Un diálogo sin artificios, primer artículo sobre El Cabrero (1974)

“Yo a la vida del cante no me adapto. Con 60 cabras vivimos nosotros de sobra y, con el tiempo, iré criando chivas, tendremos una gran piara y estaremos cada vez mejor. Y en la carta una ramita de cantueso… Pedí la cuenta en mi recién estrenado puesto de trabajo, abandoné Ginebra y me fui  a … Sigue leyendo Un diálogo sin artificios, primer artículo sobre El Cabrero (1974)

El cante es algo muy serio y aunque necesite servirme de él, no quiero prostituirlo (El Cabrero 1972)

Eso me escribió El Cabrero cuando aún no se había subido a un escenario a cantar en solitario, cuando no lo conocía nadie y su día a día era pastorear y aguantar las noches de frío del descampado. Supe que, en el futuro, no debía proponerle nada que fuera contrario a sus principios porque me toparía con la misma respuesta.

Quejío era un grito de disconformidad

La gira con Quejío duró varios meses. Yo creo que fue la vez en que más tiempo estuve sin coger el bastón y ya estaba agobiao de tanto asfalto: en cuanto gane aquí lo suficiente para comprar una tropa de cabras, lo dejo... y se reían de mí los del grupo. Pero la ciudad me … Sigue leyendo Quejío era un grito de disconformidad

Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)

LA BUTTE Conocí a José en Ginebra, un mediodía de junio, en La Butte, café frecuentado por artistas y público del Teatro de l’Atelier y por afiliados al clandestino Partido Comunista de España que acostumbraban a reunirse en los sótanos del local. José Herrera Petere y Charles Mouchet, poetas y amigos, me habían propuesto realizar, … Sigue leyendo Mi primer encuentro con El Cabrero (junio 1972)

La Cuadra de Paco Lira

Mi trayectoria de cantaor comenzó ahí, en La Cuadra de Paco Lira a finales de 1971. Yo andaba sin rumbo fijo, de vuelta de Madrid a donde se me había ocurrido ir porque allí decían que “había mucho cante”. La aventura acabó a los pocos días en un tren de vuelta a Sevilla, sin un … Sigue leyendo La Cuadra de Paco Lira