Archivo mensual: junio 2012

¿Sabes que no había ningún rico entre los presos? Tos hijos de pobre (El Cabrero Blog 40 Aniversario)

Había periodistas y amigos en la puerta de la cárcel, los atendió a todos y, al quedarnos solos, lo primero que me dijo fue: Ahí dentro hay un tío, más noble y fuerte que un olivo, preso por robar hiscales. Me he jartao de palpar la injusticia entre esas paredes… me han tratado bien, los presos y los funcionarios, pero muchos me han contado su historia y cada una era una tragedia: miseria, incomprensión, abandono y soledad de desayuno, almuerzo y cena y ¿sabes que no había ningún rico entre los presos? Tos hijos de pobre.

  escanear0006

Estaba libre y, sin embargo, sombrío. Decía sentirse más rebelde aún que cuando lo llevaron preso pero también inseguro entre la gente: Los que van a la cárcel es porque le han hecho un daño a la sociedad ¿No dicen eso? Pues yo creo que esta sociedad es un peligro pa mí y no yo pa ella. Lo mejor va a ser irse a vivir a la sierra, con el ganao, y dejar  de lado el cante y las multitudes. Porque ¿Y si se me vuelve a ocurrir otro mecagoendios y me meten otra vez preso? A la cárcel no quiero volver como no sea que yo decida arriesgarme a entrar. Mejor dejo el cante. Y me pidió que cancelara todos los conciertos firmados.

No anoté en mi diario la fecha pero recuerdo que teníamos pendiente una intervención en TV y festivales en Barcelona y Sevilla. Sin dudarlo, opté por mantener ese compromiso y todos los demás porque era obvio, conociéndolo, que José no dejaría el cante mientras no lo obligara la naturaleza o el desdén del público. Volvió a su añorada rutina de pastor y pronto me confesó que lamentaba haber cancelado los conciertos así que se alegró de mi decisión y acudió a Barcelona y Sevilla más motivado, si cabe.

escanear0004

A José no le gustan las entrevistas y menos aún romper el ritmo que impone el ganado pero en esos días aceptó muchas porque entendía que los medios habían sido solidarios con él y era su forma de agradecérselo. Hasta que Interviu le dedicó un reportaje a cuatro páginas y no concedió ninguna más durante un tiempo.

Vino Pilar Eyre, no la conocíamos, y estuvo casi todo el día con nosotros, primero charla informal y luego larga entrevista a José. Cuando Pulpón[1], exaltado, me presentó la revista con un titular a dos páginas, entrecomillado, “Vi a El Cabrero y me volví loca por él” seguido de un solemne Elena abandonó la banca de Nueva York para vivir en un corral, me entró la del tigre. Debajo una extraordinaria fotografía, firmada Jaime F. Garbi, de José con las cabras y otra de los dos. El primer impulso fue acudir a un abogado: yo no le había concedido entrevista alguna; las fotos conmigo eran supuestamente sólo para regalármelas; nunca trabajé en la banca de Nueva York y eso de volverse loca por alguien, con sólo mirarlo, me parece tan complicado como estúpido.

SC-BLASF-17

Llamé a Pilar Eyre y se sorprendió mucho: lo había hecho con todo el cariño y se ve que había malinterpretado algunas de sus anotaciones… Lo lamentaba porque ella había intentado hacerlo lo mejor posible… Y todo eso se notaba pero se había inventado una historia de prensa rosa, nutriéndose de todo lo insustancial de la charla y relegando lo sustancial de la entrevista casi a puro testimonio. Mezcló la realidad con la ficción y consiguió un reportaje impactante y de juzgado de guardia. Pero no se barruntaba mala intención, me habían caído simpáticos y José no secundó la propuesta de Pulpón de presentar demanda judicial: “Estoy harto de juicios, jueces y lo que arrastra eso. Esa gente, lo que pasa es que no me han entendido y me han pintao como creen que soy. Que digan lo que quieran que yo por eso no voy a cambiar” El grupo Zeta había apoyado con fuerza la campaña a favor del indulto y les estaba agradecida. Opté por escribir al director. Enumeré todo lo que no se correspondía con la verdad y me salía una carta tan extensa que tuve que elegir entre tumbarle el reportaje o centrarme en lo más grave y había una perla que no podía quedar sin respuesta y no quería que la omitieran: Yo me acuesto con otras pero si mi mujer hiciera lo mismo la mataría (sic). La cosa fue así: a la “inteligente” pregunta de Eyre ¿Tú te habrás acostado más de una vez con otras… y qué harías si Elena te pusiera los cuernos? José respondió: “Creo que no lo admitiría… porque ésa es la universidad que he tenío” y la “periodista”, que no lo tenía muy claro en sus notas, entre admitiría y mataría optó por lo más truculento y morboso. En fin: al lector de este blog que haya leído aquel reportaje, le aconsejo que no se crea ni la mitad y acertará.

Ya habíamos rumiado el cabreo y me llaman de la revista Hola! Querían venir a hacernos un reportaje en Navidades en familia (¡!)… Lógico: la Eyre había hecho de nosotros dos personajes de tertulia rosa. Como se supone, les agradecí el detalle y les dije que no. Insistieron, me propusieron pagarnos y eso me molestó, entendieron que no era cuestión de dinero y no llamaron más.

Pulpón estaba disgustado: pensaba que un reportaje de esa índole en Hola supondría una enorme promoción y que podría subir mucho su caché… a lo que José respondió: Antonio, yo me avío con dos sardinas arenques y una naranja pero de mi no hace nadie un muñeco. A los pocos días volvió con nuevas propuestas y, si hubiéramos aceptado todas las entrevistas, reportajes, programas tv y radio que traía en la agenda, es probable que, tal como aseguraba, El Cabrero se convirtiera en un personaje muy popular y cotizado pero esa no era su meta: “¿Tú no te quieres creer que aunque fuera más rico que Rothschild yo seguiría saliendo al campo todos los días con las cabras? Pues créetelo, Antonio, porque eso es lo que me gusta además de cantar. A mí no me volvéis loco con la promoción porque ya tengo más seguidores de los que nunca soñé y cuando dejen de venir a verme, me retiraré y me dedicaré sólo a las cabras”



[1] Manager de El Cabrero en aquella época

4 comentarios

de | 30/06/2012 · 10:29

Vuelve el Santo Oficio, Blog El Cabrero 40 Aniversario (dossier prensa)

Como prometido, os propongo una selección de artículos de prensa relacionados con las dos entradas anteriores. Fueron cientos, en los 22 días en que tardó en tramitarse el indulto, pero sólo pudimos recuperar una parte de lo publicado y aquí lo más significativo

Vuelve el Santo Oficio (Editorial de Diario 16)

img078

Opinión compartida: la blasfemia en sí no es condenable (José Guzmán, El Correo de Andalucía)

img043

El delito de blasfemia debiera desaparecer, según Rico Lara (El Correo de Andalucía)

RICOLARA

Viñetas
ELPERICH Rioja
img069
martinmorales
SC-BLASF-12 SC-BLASF-13
Monseñor Amigo pidió el indulto para El Cabrero (El Correo de Andalucía)

SC-BLASF-2

La blasfemia es un problema de cultura (El Correo de Andalucía)

SC-BLASF-3

Buenas noches, buen cabrero (Federico Jiménez Losantos en Diario 16)

SC-BLASF-10

El Cabrero (Felix Grande, El  Socialista)

SC-BLASF-14

El Cabrero: toda Andalucía pide que le den ya la libertad (José  Martí, El  Periódico, entrevista)

elperiodicobcn

El Cabrero podría salir hoy de la cárcel (El Correo de Andalucía)

EC PODRIASALIR

Completaremos este dossier próximamente en una página de hemeroteca en este mismo blog

Deja un comentario

de | 16/06/2012 · 11:41

Con medios de comunicación así, sin complejos y combativos, sí se puede

Metida desde abril en la coordinación de la gira de verano de José y la producción del primer disco de nuestro hijo Zapata, no he podido acercarme a este blog sabiendo que quedó la última entrada abierta. Me disponía hoy a retomarla cuando recibí un vídeo, grabado por un aficionado, que me trajo a la memoria unas palabras de Paco Vallecillo el día en que encarcelaron a José por blasfemo: “tu Cabrero es el cantaor de izquierdas que menos toleran porque se mete con el clero… últimamente sólo se ha visto levantarse e irse a los fachas de los festivales cuando ha cantado él”. Eso fue en octubre de 1982

El vídeo que os propongo se grabó el 9 de junio de 2012 en el Palacio de Congresos de Badajoz e ilustra gráficamente las palabras de Paco Vallecillo. Llevaba medio recital, repertorio habitual, cuando inició una tanda de fandangos y en el segundo topó con la iglesia: “Aunque sea de muy viejo, espero verlo algún día: ni un céntimo para el clero, menos pa la monarquía y más beneficio al pueblo”. Y no lo pudieron soportar y se fueron. Cierto que eran una docena y en el recinto quedaban cerca de mil personas en pie aplaudiendo pero en Alcolea de Córdoba también fueron cuatro, entre quinientos, los que se molestaron por el mecagoendios y consiguieron llevarlo a la cárcel.

José, concentrado en el cante, no se dio cuenta de la espantada y al saberlo no se sorprendió: Bueno, es lo normal en ellos, no soportan una opinión contraria y menos tratándose del clero. Si se molestaron será que sigo por buen camino, el de la disconformidad. Y dices que eran sólo un puñao pero ¿Y si esos intolerantes que se marcharon estuvieran en el poder o tuvieran correligionarios en los poderes? Ese es el peligro y estoy viéndonos al borde del precipicio y con los ojos tapaos.

9/6/12 Palacio de Congresos de Badajoz
(EL CANAL QUE ALOJABA EL VÍDEO FUE CANCELADO POR YOUTUBE Y SE HA BORRADO EL VÍDEO – LO LAMENTAMOS 23-02-2014)

Treinta años entre estas reflexiones de José y su estancia en prisión por blasfemo, tema de la última entrada[1] que dejé aparcada en una entrevista de Paco Correal y a la que regreso pelín a destiempo.

Decía que sólo Paquiño Correal había podido hablar con él en la cárcel y no es así: cuando ya el indulto estaba cantado y faltaban horas para su puesta en libertad, se presentó en la celda, sin previo aviso, Miguel Ángel Pino [2] mostrándole su apoyo y disculpándose por lo tardío, cosa que achacaba a la campaña electoral. Luego me llamó para comentarme que había encontrado a José muy animado ante su inminente puesta en libertad y me aseguró que cuando ellos gobernaran no volvería a suceder porque modificarían la ley. Creo que hablaba con sinceridad y convencimiento pero tengo entendido que la blasfemia sigue tipificada como delito y ellos tuvieron posibilidad y tiempo para modificarla.

Lo curioso es que también ciertos dirigentes del CDS y la UCD estimaban que era una ley anacrónica y por ello ambos partidos se sumaron en cuestión de horas a la petición de indulto, tras haberlo hecho el Partido Comunista, la CNT y el PSA. Paco Millán, que llevaba la campaña de UCD en Andalucía, gran amigo, estaba muy animado: Si la propia UCD, en el gobierno, estaba a favor ya lo  habíamos conseguido

img038

Pero el cura Diamantino, no lo tenía tan claro: la Iglesia todavía no había dicho nada al respecto y teníamos que conseguir que se pronunciara alguien de peso “porque los ministros eran de confesión semanal”. Opinaba que con Monseñor Amigo Vallejo[3] se podía hablar y hasta podría estar a favor del indulto. Me proporcionó su teléfono personal y acertó: Te paso el de sus aposentos, pero no vayas a decir que te lo he dado yo, que son capaces de cambiar el número. Hoy, libre ya el querido cura obrero de las iras de la institución eclesial, me atrevo a hacerle esta pequeña traición. El cardenal me atendió con cordialidad: Tiene Usted razón cuando dice que no cree que Dios se haya dado por ofendido…[4] ¿Qué quiere Usted que haga? Le pedí que enviara, cuanto antes, un telegrama al Ministro de Justicia y al Presidente del Gobierno y una nota de prensa. Cuando se publicó la noticia me llamó Diamantino: Ahora es cuando tenemos el indulto en el bolsillo. Ya le puedes firmar conciertos para después del último consejo de ministros…

img077

Paradójicamente, el PSOE, virtual ganador por goleada en las urnas, era el único entre los grandes partidos que guardaba silencio. Sólo el Partido Socialista Ceutí, y por iniciativa de Paco Vallecillo, publicó su adhesión y resultaba chocante porque, a título personal, muchos militantes del PSOE andaluz, algunos con cargos de responsabilidad en el partido y en las administraciones, se volcaron con nosotros desde el primer día y hasta organizaron actos públicos de apoyo. Por ellos, que esperaban una respuesta de Madrid con más interés que yo misma, seguí insistiendo pero siempre me remitían al departamento de imagen (¡!) y no pasaba de ahí. Hasta que, a través de Monique Lang [5], tuve acceso a la secretaria personal de Felipe González “lógicamente nos parece una barbaridad esa condena… Obviamente estamos a favor del indulto Felipe y todos los socialistas… es que la campaña es muy intensa… Haremos lo necesario” Pero jamás enviaron un comunicado de adhesión. Pilar del Río me aconsejó acudir al mitin de cierre de campaña de Felipe en Sevilla con un comunicado y pliegos de firmas. Gracias a ella pudimos acceder al backstage donde artistas y políticos aguardaban su turno. Paco, amigo de Sanlúcar la Mayor y alma mater del “grupo de apoyo a El Cabrero”, me sugirió dejarle el comunicado a un famoso cantaor [6] programado esa noche y éste le respondió que lo sentía mucho pero “estaba allí contratado para cantar y se tenía que limitar a eso”. Serrat, que observaba la escena, se acercó ¿Qué hay que leer, un comunicado para lo de El Cabrero? Si quieres, lo leo yo. Y así lo hizo. Luego, después de cantar, me dejó teléfonos y me dijo que contara con él si necesitaba cualquier tipo de apoyo.”

mairena

El 12 de noviembre, el último gobierno de UCD concedió el indulto. Tardamos sólo 22 días en conseguirlo y pudo ser gracias al apoyo de todos los sectores democráticos de la sociedad y a la implicación de los medios de comunicación que reflejaron ese apoyo y ahondaron en la noticia hasta el final. No puedo dejar aquí constancia de lo mucho y bueno que se dijo a través de la radio pero sí de lo publicado en prensa y por eso, en la próxima entrada les cedo la palabra y será un álbum de artículos donde encontraréis información, opinión sobre el delito de blasfemia, magníficas viñetas, entrevistas y puede que lleguéis a la misma conclusión que yo: con medios de comunicación así, sin complejos y combativos, sí se puede


[1] Ver: “Soy como esos elefantes que caminan sin inmutarse junto a las autopistas que abren en la selva” (Cárcel de Sevilla 1982)

[2]PSOE – Sería elegido Presidente de la Diputación de Sevilla al año siguiente

[3]En 1982 Cardenal Arzobispo de Sevilla

[4] Yo le había dicho “Dios, si existiera, no creo que se hubiera sentido ofendido por las palabras de El Cabrero”

[5]Mujer Jack Lang, ex ministro de cultura francés. Ambos habían conocido a El Cabrero, años antes en el Festival Int’l de Teatro de Nancy.

[6] Se omite el nombre por expreso deseo de El Cabrero que estima, con razón, que no es relevante

4 comentarios

de | 15/06/2012 · 17:53