El Cabrero, El Canto de la Sierra: emitida en 43 países y rechazada por todas las cadenas españolas

Porque las reglas están para saltárselas, cuando es preciso, hoy quiero romper el riguroso orden cronológico de este blog e invitaros a un acontecimiento del año 1988 que, gracias a una internauta francesa, que no conozco, he recordado. En 1988 el hecho más importante de la carrera de José fue, sin duda alguna, su encuentro … Sigue leyendo El Cabrero, El Canto de la Sierra: emitida en 43 países y rechazada por todas las cadenas españolas

Sin la iniciativa y el esfuerzo de las peñas pocos festivales se hubieran podido realizar (El Cabrero 1982)

“Me lo decía un compañero gallego: en Andalucía es donde se da más importancia, de todos los lugares de España, a la música autóctona. Y pienso que, en parte, lleva razón. Sólo en parte porque el andaluz de a pie sí tiene en cuenta nuestra riqueza musical, pero no así quienes pueden y deben – … Sigue leyendo Sin la iniciativa y el esfuerzo de las peñas pocos festivales se hubieran podido realizar (El Cabrero 1982)

«Un grito solo, desnudo, trágico… se modula solemnemente o se quiebra en mil pequeñas fiestas: el Flamenco (1981)

Que yo recuerde, sólo dos veces, en 40 años de carrera, José se negó a cantar estando anunciado y con el público ya en sus asientos; una fue en Marbella a mediados de los 80 y la otra el 8 de septiembre de 1981 en Moguer (Huelva). En esta ocasión, Pulpón había suscrito un contrato con … Sigue leyendo «Un grito solo, desnudo, trágico… se modula solemnemente o se quiebra en mil pequeñas fiestas: el Flamenco (1981)

“Señora, con la Iglesia hemos topao ¡Ni que el Cabrero fuera el estrangulador de Boston!” (El Cabrero 1981)

Entre lo apretado de la gira de 1980 y los problemas con los pelentrines nos habíamos olvidado de lo acaecido en Alcolea de Córdoba[i] cuando recibimos una citación del juzgado: El fiscal calificaba lo sucedido como delito de blasfemia, le pedía 5 meses de arresto mayor y 50.000.- pesetas de multa. Así, José despedía el … Sigue leyendo “Señora, con la Iglesia hemos topao ¡Ni que el Cabrero fuera el estrangulador de Boston!” (El Cabrero 1981)