Archivo de la etiqueta: fandango

No me gustan los premios, ni los privilegios: con que no me veten, me conformo (El Cabrero)

Desde octubre 2014 han resurgido varias iniciativas con objeto de solicitar, para El Cabrero, ciertas medallas o premios de esos que las instituciones suelen otorgar en fechas destacadas. Venían de Córdoba, Málaga y Madrid; aficionados al flamenco y “cabreristas de toda la vida” que querían nuestra aprobación para recoger firmas con ese propósito.

El Cabrero en un reportaje reciente de Juan Pablo Pereda

Tardé en comprender por qué coincidían las tres propuestas en el tiempo hasta que recordé que todos hacían mención a los setenta años que José cumplió el 19 de octubre y a la preocupación de todos ellos ante la posibilidad de que “abandone los escenarios sin que se le haga justicia”.

¿Podría un premio, una medalla o cualquier distinción, por importante que fuera, reparar décadas de veto, discriminación, ninguneo y trabas, de toda índole, a su carrera? Yo, que he tenido – y tengo – que sortear todo eso para evitar que su voz sea silenciada, afirmo que no. Y no señalo aquí causas-efecto porque son obvias.

El Cabrero nunca ha sido amigo de distinciones, ya lo comentamos en este blog, por eso nunca se ha sentido excluido del ranking de “premiados” y, cuando le han sugerido que estaba siendo discriminado en el reparto , su respuesta ha sido siempre: “No me gustan los premios, ni los privilegios: con que no me veten, me conformo”.

No fue cómodo tener que rechazar las tres iniciativas y enfrentarnos a la decepción inicial de sus promotores que habían puesto mucho entusiasmo en ellas. Pero al final, lo entendieron porque, si bien tenían sus razones y eran solidarios y nobles sus propósitos, se equivocaban en lo fundamental: a El Cabrero se le hace justicia cada vez que se llena un recinto donde lo anuncian y el público se emociona con su cante. Cuando pasa horas, después del concierto, saludando y recibiendo el cariño de tanta gente que espera, hasta la madrugada, para estrechar su mano y cuando los grandes medios de comunicación desprecian los discos que publica y los aficionados los compran porque hacen correr la voz, de boca en boca.

Aunque lo haya dejado para el final, se me ocurrió esta entrada en el blog al recibir hoy un comentario en un vídeo de los que tenemos publicados en youtube, el documental El Cabrero, el Canto de la Sierra:

Tengo 15 años y en el instituto propuse este documental en Filosofía, la gente se quedó pasmada y desde entonces se interesan por El Cabrero”

A El Cabrero se le hace justicia, cuando vienen a sus conciertos los hijos y nietos de sus primeros seguidores y le dicen: te escucho desde niño.

5 comentarios

Archivado bajo El blog de El Cabrero y Elena Bermúdez se recicla

Dale alas y volará, al pueblo de Andalucía

Han llovido e-mails por los parones en el blog. Os pido disculpas, agradezco vuestro interés y os debo una explicación: tras la gira de verano y la producción del CD Poesía en resistencia, de Zapata, acabé agotada. Hoy, al consultar mi diario para seguir contando la trayectoria de El Cabrero, concluyo que la edad pesa, que me he hecho mayor y no puedo ni con la mitad de lo que llevaba a principios de 1983, donde dejé aparcada esta historia.[i]

Tras su puesta en libertad José compró más cabras, “por si me tengo que retirar del cante tener otros recursos”, y reunió unas 500 cabezas. Pero tenía cerrados más de cien conciertos y eso suponía dejar “las niñas”[ii] a cargo de otros buena parte del año. Se trajo dos cabreros de Aznalcóllar y uno, ya mayor, de Vélez-Málaga y a mí me pareció excesivo: “este piarón, sin estar yo, no lo pueden llevar sólo dos cabreros porque no van a tener tiempo ni de respirar y yo no quiero esclavos”. Tenía razón: ni estando los cuatro daban a basto, de sol a sol. Yo ayudaba en lo que podía: llevar el Land Rover cargado de cántaras de leche cada mañana a la central de Los Palacios o Dos Hermanas pueblo y atender a los tres cabreros, que almorzaban en el campo y cenaban en casa. Con tres niños de 3, 6 y 8 años no sé de dónde sacaba tiempo y energía para llevar la carrera de José y, sobre todo, para montar los discos que se hicieron entre 1980 y 1984.

escanear0009

Foto de la época, publicada por Área Crítica,  con nuestro hijo Emiliano – hoy Zapata de nombre de guerra

Todas las grabaciones, hasta ahora, han seguido el mismo proceso: José decide el guitarrista y los estilos de cante, yo hago una primera selección de letras inéditas, con temática y métrica compatibles con los cantes elegidos, y él hace la trilla final. Todo lo demás, títulos y contenido de la carpeta lo decidimos entre los dos y yo le doy cuerpo. A primera vista no supone gran dificultad pero, como José es extremadamente quisquilloso con los textos, resulta ser la parte más complicada de toda la producción. A veces hemos paralizado una grabación por un “no me acaba de gustar esta letra… hasta que no hagamos una que encaje bien, quieto parao”!

Pepe Carrasco[iii] se quejaba de eso en una entrevista a pie de festival: las letras que le gustan al Cabrero no las querría ningún cantaor y a él no le gustan las que me cantan tos los demás. No quiere que hablen de mujeres, ni de toros, ni de ferias, ni de santos… Los animales, el campo y su forma de pensar, su rebeldía… esas son las que le gustan.

Dale alas

Fueron Antonio Fortes [iv] y Sousa quienes lo animaron a grabar una antología del fandango de Huelva y creo que fue la producción más complicada en lo que a selección de letras se refiere. Las tradicionales eran tan buenas y auténticas que no encontrábamos las adecuadas para reemplazarlas. Carrasco le propuso más de cien y en nuestros archivos había otros tantos fandangos inéditos: “me suenan forasteras toas” nos repetía José, siempre acentuando ese toas que no dejaba lugar a dudas: Dale Alas tendría que ser escrito ad hoc y así se hizo.

Al pueblo de Andalucía, dale alas y volará. Que es un ave doloría, buscando la libertad que le han negao toa su vía…

Motivados por la variedad de matices y belleza de los cantes, en un par de semanas conseguimos los veinticuatro fandangos para 12 estilos diferentes y José y Sousa cuajaron un gran disco con el asesoramiento artístico de Fortes.

Varias veces, a lo largo de su carrera, le han propuesto grabar una antología del cante. Siempre se ha negado y yo sé por qué desde que comenzamos los ensayos de Dale alas: al enfrentarse a fandangos de carácter más liviano o cercanos al folklore que otros, como el de los Montes de San Benito, surgía siempre el mismo debate y paréntesis en la producción: “esto de las antologías no va conmigo porque, si la haces, tiene que entrar el fandango que te llama y el que no va con tu personalidad…” Luego sucedió como con el de Calañas que, a fuerza de cantarlo, lo adoptó. Por el contrario, el fandango de Mª la Conejilla, inédito hasta entonces, como el de Los Mtes de San Benito, lo atrajo desde el primer momento por su fuerte sabor alosnero.

23311626

Magnífica portada de Emilio Sáenz y presentación de Onofre López, querido amigo recientemente fallecido:

“… El Cabrero es un cantaor recio; a veces dulce, a veces dramático, poseedor de una fibra sensitiva que raya en la más ortodoxa de las honduras, su cante “duele” como duele todo lo que traspasa la piel.

En su amplia gama discográfica se va notando el progreso de los que estudian. De los que van ganándole terreno a esa difícil amalgama musical que contiene el arte flamenco.

Siempre se ha dicho que para cantar “por Huelva” es absolutamente necesario haber nacido en el terruño. El “aire de Huelva” hay que beberlo en la tierra misma. Pero el aire se mueve de una parte a otra y llega, tierra adentro, hasta un pueblecito de la provincia de Sevilla llamado Aznalcóllar, tierra natal de El Cabrero. Y allí, entre minas y jarales, entre surcos y arboledas, entre riscos y olivares se va gestando estos Aires de Huelva que ustedes tienen en sus manos.

En un puro y noble desafío, la voz de El Cabrero, recorre desde la marisma a la sierra haciendo un alto en el Andévalo, con una autenticidad musical, con una pureza tan exquisita, que colma, en grado sumo, al más exigente de los aficionados.

Con los fandangos por estilos de Huelva, Montes de San Benito – muy poco oídos – como los alosneros de María la Conejilla, Antonio Abad, José Ramírez Correa, así como los del moguereño Pepe Rebollo y los representativos de los pueblos de Cabezas Rubias, Almonaster, Valverde, Encinasola, El Cerro Andévalo y Calañas, con la extraordinaria música y compás de Antonio Sousa, se inicia aquí una Antología de los Cantes de Huelva donde, con personal estilo y el debido respeto a la “Cuna del fandango”, José El Cabrero dice: Estos son mis poderes”.


[i] ¿Sabes que no había ningún rico entre los presos?

[ii]Así llama cariñosamente a sus cabras

[iii]José Carrasco escribía para prácticamente todos los cantaores flamencos en activo

[iv] Fortes, gran amigo, era un enorme aficionado y un verdadero erudito en los estilos onubenses y alosneros.

7 comentarios

de | 02/10/2012 · 10:29

¿Dónde estaba escrito que no se podía cantar por fandangos?

Con el fandango me pasó lo mismo que con las vereas; las leyes decían que las cabras podían entrar y la guardia civil y los terratenientes decían que estaba prohibido.

Cuando Pulpón me avisó para los primeros grandes festivales, lo primero que me dijo es que allí no se podía cantar por fandangos. Bueno, pues si no entraba el fandango en los festivales no entraba yo. Intentó convencerme diciendo que todos los cantaores aceptaban esas normas y que eran festivales muy serios… ¡Como si el fandango fuera un chiste! Y digo que me pasó con el fandango como con las vereas porque ¿Dónde estaba escrito que no se podía cantar por fandangos?

Yo no sé el motivo de esa marginación cuando ya, en esa época, casi tos los grandes maestros habían grabao fandangos hermosos como cerros y, además, es un cante básico y patrón pa otros cantes… Y que nadie piense que es fácil, porque un fandango valiente del Alosno, o el de Juan María Blanco cuadraos y por derecho, son tan difíciles de resolver como un buen tercio de seguiriya… y sin embargo, el gran Paco Toronjo no entraba en los festivales; vivía de los tablaos y de cuatro fiestas. Él, que ha sido quien mejor ha hecho los cantes de su tierra de tos los tiempos…

La cosa estaba en entrar en esos festivales de solera renegando del fandango o ir en pos de la razón, que la tenía el fandango. Al ver que lo mío era un no rotundo, Pulpón,[i] me dijo que en los contratos que había firmado no ponía nada sobre eso; que fuera y cantara lo que me diera la gana y a ver qué pasaba. Debía de ser muy importante eso pa ellos porque, en varios festivales, los de la organización me lo advertían antes de cantar y yo, callao y luego, en la silla, donde yo mandaba, hacía varias tandas de fandangos y el público quería más… o sea, que esos aficionaos habían estao privaos de escuchar un cante que les gustaba porque a los que tenían la sartén por el mango les daba la gana. ¡Qué manera de ponerle trabas al sentir de gente!

PACO TORONJO: NADIE HA CANTAO MEJOR LOS CANTES DE SU TIERRA

En algunos festivales el veto fue descarao y hasta de por vida, pero la mayoría me siguieron llevando porque la reacción de los que llenaban los recintos mandaba. Siempre, todo lo que he podido hacer en el cante, ha sido gracias al público y no he sido yo el que impuso el fandango en los festivales, como se ha escrito, fuimos muchos; yo que me puse en contra de los organizadores y los aficionados que se pusieron de mi parte.

Así fue cómo empezó a sonar el cante por fandangos en esos festivales, rompiendo las sogas que lo sujetaban y salió con la fuerza del que ha estao revolcándose en la impotencia, amarrao. Poco a poco, al ver que la gente tenía sed de fandangos y que yo seguía ahí, se decidieron otros cantaores y, al poco tiempo, raro era el que no cantaba por fandangos en esos festivales “tan serios”.

Aquellos gerifaltes del flamenco me aceptaron pero no me perdonaron la desobediencia y me colgaron sus etiquetas: fandanguero, polémico, político, va disfrazao, un bestiajo, un rebelde… Las etiquetas son eso que dice de ti uno con mando, que parece que sabe, delante de otro con un micrófono o un bolígrafo y luego lo ves repetido, a lo largo de tu carrera, setecientas mil millones de veces pares.

La etiqueta fandanguero cuajó; todavía hay mucha gente, no los aficionados, que se creen que yo sólo canto por fandangos. Polémico…unas veces he llevao razón y otras no pero, la etiqueta de político debe de ser de otra gabardina: yo, con los políticos en el poder, los que reparten, nunca me he tratao, ni fotografiao, ni han venido a mis conciertos, ni he ido a sus conmemoraciones, aunque me invitaran. Que voy disfrazado… ¡Disfrazao iría yo si me pusiera, pa cantar, un traje y una corbata! Me visto como siempre se ha hecho en el campo. En lo de bestiajo, tendrán razón, soy más basto que un serón y muy torpe: llevo cientos de viajes y conciertos en el lomo y no sabría desenvolverme sin alguien al lado. ¡No sé ni el número de teléfono de mi casa! Digo yo que por esas cosas dirán lo de bestiajo y aciertan.

02 personal

Segundo por la izda. El Cabrero con su madre, dos de sus hermanos y vecinos

Rebelde, lo reconozco que nací así y desde niño me he rebelao contra lo que me parecía injusto: Tendría unos 8 años y me mandó mi madre a casa de uno que le decían Bigotes que, al sol puesto, vendía pan y pescao frito. Las mujeres andaban rozando monte y, al dar de mano, muchas iban allí a llevarse la cena y estaba siempre aquello mu concurrío y todas venían con prisa. Cuando llegó mi turno le grité: “¡Dame un kilo pan!” y el tío hizo que no me oyó, siguió despachándolas a ellas y yo venga a pedirle el pan a gritos. Al rato largo, cuando las atendió a todas, me miró y me dijo: Tú ¿Qué querías? Y, cuando me dio la telera, se la tiré a la cabeza; era mi forma de defenderme contra lo que, pa mí, era una injusticia. Cuando llegué a casa, sin el pan, y Bigotes detrás diciendo que yo era un criminal, me dieron una paliza. O sea, que desde niño me rebelaba y desde niño sé que eso tiene un precio. De todas las etiquetas que me han puesto, creo que ésa es la que mejor me pega.


[i] Antonio Pulpón era el manager de todos los flamencos de la época

15 comentarios

de | 19/01/2012 · 13:21