Archivo de la etiqueta: Festival flamenco

Productores independientes, esos héroes!

Ser manager de una gran figura del Flamenco es relativamente cómodo y gratificante. Es la música patria más exportable, goza de un amplio circuito dentro del Estado, sus representantes más destacados cuentan con apoyo institucional que se traduce en subvenciones a las producciones y giras o su inclusión, casi por norma, en todos los grandes eventos que se programan con fondos públicos, y que son ampliamente difundidos por los grandes medios de comunicación. No se puede pedir más: es terreno abonado y, si tienes un top flamenco, sólo te queda gestionar agenda y producir bien los conciertos. Salvo que esa gran figura sea un maldito como El Cabrero. Entonces los pros se te vuelven contras, pero eso es otra historia.

Mi dedicación a El Cabrero, casi exclusiva desde los ochenta, me permitió conocer a fondo el territorio flamenco al tiempo que ignoraba cómo se movía cualquier otro circuito musical, sobre todo el rock y sus variantes. Nos sorprendió cuando los Reincidentes le pidieron que abriera, por tonás, uno de los temas de su disco. Más tarde, el grupo Marea versionó Como el viento de poniente, que El Cabrero había grabado por pregón por milongas y, poco a poco, le fueron llegando mensajes con piropos inusuales en el flamenco como ¡Eres el puto amo! ¡Brutal, lo tuyo mola!… que fueron in crescendo hasta hacerse habituales. Al mismo tiempo, entre el público, cada vez más camisetas de grupos de rock, punk, metal… señal inequívoca de las preferencias musicales de sus portadores. El Cabrero, siempre a lo suyo: cante jondo.

antoniosomoza

El Cabrero y Rafael Rodríguez | Voces en resistencia Benalmádena Suena  (foto Antonio Somoza)

Entonces empezaron a llegar peticiones de salas privadas con programación fundamentalmente roquera que no podían asumir el caché más bajo en el que trabajábamos y se despedían, visiblemente entristecidos y decepcionados. Uno de ellos, el papi Alfredo, de Jimmy Jazz Gasteiz, insistió tanto que, aprovechando un concierto en el Sur Oeste de Francia, decidimos llevar allí Voces en resistencia, con Cabrero y nuestro hijo E.D. Zapata y su grupo que hacen poesía y rock andaluz. Inolvidable la experiencia: producción perfecta, sonido óptimo, trato amabilísimo – profesional y cercano – y público entusiasmado. Repetimos. Y luego hicimos el Zentral Pamplona con idéntico resultado.

d4s_1287

El Cabrero y Rafael Rodríguez | Voces en resistencia Zentral Pamplona (Foto Dani Fernández)

Al poco tiempo entraron en acción esos que, como las salas privadas, son promotores de la gran mayoría de los conciertos en este país: los productores independientes. Esos héroes que, o bien te compran el espectáculo y se la juegan, o vais a coproducción y también se la juegan, ellos y tú. Programan en salas, que también corren su parte de riesgo, y en recintos públicos. Estos últimos, salvo escasas excepciones, son los únicos que no arriesgan nada en términos económicos. Es al revés: algunos hasta cobran sumas abusivas por el alquiler en concepto de gastos. Y sin embargo, son estos productores independientes quienes les cubren los numerosos huecos de agenda que dejan las mermadas programaciones oficiales, ofreciendo un servicio cultural que correspondería a las instituciones responsables de los recintos de titularidad pública.

Esta forma de proceder crea una cadena de desigualdades perniciosa que repercute en las condiciones en que trabajan músicos, técnicos, road managers y productores y a veces en el precio de las entradas. El público no lo percibe pero las diferencias entre un concierto de programación oficial y otro a cargo de un productor independiente son flagrantes.

2x2-2

El Cabrero y Rafael Rodríguez | Voces en resistencia en Jimmy Jazz Gasteiz (foto Dos por Dos)

 

Los espectáculos contratados por teatros o instituciones generalmente se facturan a precio de gira, los músicos cobran su caché habitual, se encuentran el recinto en orden de marcha y la publicidad corre a cargo de la sala. Los precios de entrada son en función de las políticas culturales locales; algunos conciertos se ofrecen incluso gratis.

Cuando el bolo lo produce un independiente, tiene a su cargo: impresión y pegada de carteles, publicidad en general, backline, productores de campo, catering, etc. Y… el alquiler de la sala (¡hay salas de titularidad pública, de 600 plazas que cobran 2.500€ en concepto de gastos! y paradójicamente, otras, privadas, que te las ceden gratis o en precios que rara vez superan los 500€). Luego, el productor tiene que contratar el/los grupos. Obviamente, cuando eres manager de un grupo y un independiente te propone un bolo, si te gusta trabajar con él y te apetece el concierto, ajustas al máximo el precio del espectáculo: sumas viajes, hoteles, dietas, cargas sociales, cachés o nóminas de los músicos, al mínimo, y le propones al colega un precio que le pueda dejar un beneficio digno por el curre que se está dando. El productor, en base a esto y al aforo, ajusta el precio de las entradas y sólo le queda esperar que no le peguen carteles sobre los suyos y que la sala se llene; huelga decir lo que sucede si no es así, obviamente, pierde el productor.

zap-isa-2

Zapata, Manolo Sabugal, Rafael Rabal y el Pequeño Carlos | Voces en resistencia Gran Teatro de Huelva (foto Isabel Barrera)

Se me ocurrió hablar de esto porque ya estamos trabajando en la gira 2017 y, como en años anteriores, haremos la mayoría de los conciertos a caché en nuestro circuito habitual. Pero vamos a reservar el doble de fechas para las productoras independientes. Se lo comentaba ayer a una amiga, manager de altos vuelos y, extrañada, me preguntaba por qué lo hacía, teniendo un mito del flamenco en cartera.

Lo hago porque me gusta trabajar con ellos. La mayoría son músicos, en activo o ya reciclados, y no tienes que decirles lo que no funciona porque lo ven antes que tú. Pero, sobre todo, porque sienten verdadera pasión por la música en vivo; sólo así se puede entender que lo hagan tan bien, con tanto entusiasmo y en condiciones tan poco favorables.

luciacalatayud-2

Zapata, Manolo Sabugal, Marco Gamero y El Pequeño Carlos | Voces en resistencia Sala Apolo Barcelona (foto Lucía Calatayud)

Por eso, sería de justicia que se le reconociera a los productores independientes su función social y cultural y se les facilitaran los recursos disponibles en los recintos de titularidad pública, sin coste alguno, además de ofrecerles algún apoyo económico complementario, como ya hacen algunos teatros. Sería una buena fórmula para incrementar la oferta cultural, a muy bajo coste para la Administración, y propiciar que productores, músicos y técnicos trabajen más y en condiciones viables y dignas.

Insisto en señalar que gran parte de los espectáculos programados en recintos de titularidad pública lo son gracias a los productores independientes y me atrevo a decir que, de no ser por ellos y las salas privadas, la oferta musical patria sería desoladora.

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

Con medios de comunicación así, sin complejos y combativos, sí se puede

Metida desde abril en la coordinación de la gira de verano de José y la producción del primer disco de nuestro hijo Zapata, no he podido acercarme a este blog sabiendo que quedó la última entrada abierta. Me disponía hoy a retomarla cuando recibí un vídeo, grabado por un aficionado, que me trajo a la memoria unas palabras de Paco Vallecillo el día en que encarcelaron a José por blasfemo: “tu Cabrero es el cantaor de izquierdas que menos toleran porque se mete con el clero… últimamente sólo se ha visto levantarse e irse a los fachas de los festivales cuando ha cantado él”. Eso fue en octubre de 1982

El vídeo que os propongo se grabó el 9 de junio de 2012 en el Palacio de Congresos de Badajoz e ilustra gráficamente las palabras de Paco Vallecillo. Llevaba medio recital, repertorio habitual, cuando inició una tanda de fandangos y en el segundo topó con la iglesia: “Aunque sea de muy viejo, espero verlo algún día: ni un céntimo para el clero, menos pa la monarquía y más beneficio al pueblo”. Y no lo pudieron soportar y se fueron. Cierto que eran una docena y en el recinto quedaban cerca de mil personas en pie aplaudiendo pero en Alcolea de Córdoba también fueron cuatro, entre quinientos, los que se molestaron por el mecagoendios y consiguieron llevarlo a la cárcel.

José, concentrado en el cante, no se dio cuenta de la espantada y al saberlo no se sorprendió: Bueno, es lo normal en ellos, no soportan una opinión contraria y menos tratándose del clero. Si se molestaron será que sigo por buen camino, el de la disconformidad. Y dices que eran sólo un puñao pero ¿Y si esos intolerantes que se marcharon estuvieran en el poder o tuvieran correligionarios en los poderes? Ese es el peligro y estoy viéndonos al borde del precipicio y con los ojos tapaos.

9/6/12 Palacio de Congresos de Badajoz
(EL CANAL QUE ALOJABA EL VÍDEO FUE CANCELADO POR YOUTUBE Y SE HA BORRADO EL VÍDEO – LO LAMENTAMOS 23-02-2014)

Treinta años entre estas reflexiones de José y su estancia en prisión por blasfemo, tema de la última entrada[1] que dejé aparcada en una entrevista de Paco Correal y a la que regreso pelín a destiempo.

Decía que sólo Paquiño Correal había podido hablar con él en la cárcel y no es así: cuando ya el indulto estaba cantado y faltaban horas para su puesta en libertad, se presentó en la celda, sin previo aviso, Miguel Ángel Pino [2] mostrándole su apoyo y disculpándose por lo tardío, cosa que achacaba a la campaña electoral. Luego me llamó para comentarme que había encontrado a José muy animado ante su inminente puesta en libertad y me aseguró que cuando ellos gobernaran no volvería a suceder porque modificarían la ley. Creo que hablaba con sinceridad y convencimiento pero tengo entendido que la blasfemia sigue tipificada como delito y ellos tuvieron posibilidad y tiempo para modificarla.

Lo curioso es que también ciertos dirigentes del CDS y la UCD estimaban que era una ley anacrónica y por ello ambos partidos se sumaron en cuestión de horas a la petición de indulto, tras haberlo hecho el Partido Comunista, la CNT y el PSA. Paco Millán, que llevaba la campaña de UCD en Andalucía, gran amigo, estaba muy animado: Si la propia UCD, en el gobierno, estaba a favor ya lo  habíamos conseguido

img038

Pero el cura Diamantino, no lo tenía tan claro: la Iglesia todavía no había dicho nada al respecto y teníamos que conseguir que se pronunciara alguien de peso “porque los ministros eran de confesión semanal”. Opinaba que con Monseñor Amigo Vallejo[3] se podía hablar y hasta podría estar a favor del indulto. Me proporcionó su teléfono personal y acertó: Te paso el de sus aposentos, pero no vayas a decir que te lo he dado yo, que son capaces de cambiar el número. Hoy, libre ya el querido cura obrero de las iras de la institución eclesial, me atrevo a hacerle esta pequeña traición. El cardenal me atendió con cordialidad: Tiene Usted razón cuando dice que no cree que Dios se haya dado por ofendido…[4] ¿Qué quiere Usted que haga? Le pedí que enviara, cuanto antes, un telegrama al Ministro de Justicia y al Presidente del Gobierno y una nota de prensa. Cuando se publicó la noticia me llamó Diamantino: Ahora es cuando tenemos el indulto en el bolsillo. Ya le puedes firmar conciertos para después del último consejo de ministros…

img077

Paradójicamente, el PSOE, virtual ganador por goleada en las urnas, era el único entre los grandes partidos que guardaba silencio. Sólo el Partido Socialista Ceutí, y por iniciativa de Paco Vallecillo, publicó su adhesión y resultaba chocante porque, a título personal, muchos militantes del PSOE andaluz, algunos con cargos de responsabilidad en el partido y en las administraciones, se volcaron con nosotros desde el primer día y hasta organizaron actos públicos de apoyo. Por ellos, que esperaban una respuesta de Madrid con más interés que yo misma, seguí insistiendo pero siempre me remitían al departamento de imagen (¡!) y no pasaba de ahí. Hasta que, a través de Monique Lang [5], tuve acceso a la secretaria personal de Felipe González “lógicamente nos parece una barbaridad esa condena… Obviamente estamos a favor del indulto Felipe y todos los socialistas… es que la campaña es muy intensa… Haremos lo necesario” Pero jamás enviaron un comunicado de adhesión. Pilar del Río me aconsejó acudir al mitin de cierre de campaña de Felipe en Sevilla con un comunicado y pliegos de firmas. Gracias a ella pudimos acceder al backstage donde artistas y políticos aguardaban su turno. Paco, amigo de Sanlúcar la Mayor y alma mater del “grupo de apoyo a El Cabrero”, me sugirió dejarle el comunicado a un famoso cantaor [6] programado esa noche y éste le respondió que lo sentía mucho pero “estaba allí contratado para cantar y se tenía que limitar a eso”. Serrat, que observaba la escena, se acercó ¿Qué hay que leer, un comunicado para lo de El Cabrero? Si quieres, lo leo yo. Y así lo hizo. Luego, después de cantar, me dejó teléfonos y me dijo que contara con él si necesitaba cualquier tipo de apoyo.”

mairena

El 12 de noviembre, el último gobierno de UCD concedió el indulto. Tardamos sólo 22 días en conseguirlo y pudo ser gracias al apoyo de todos los sectores democráticos de la sociedad y a la implicación de los medios de comunicación que reflejaron ese apoyo y ahondaron en la noticia hasta el final. No puedo dejar aquí constancia de lo mucho y bueno que se dijo a través de la radio pero sí de lo publicado en prensa y por eso, en la próxima entrada les cedo la palabra y será un álbum de artículos donde encontraréis información, opinión sobre el delito de blasfemia, magníficas viñetas, entrevistas y puede que lleguéis a la misma conclusión que yo: con medios de comunicación así, sin complejos y combativos, sí se puede


[1] Ver: “Soy como esos elefantes que caminan sin inmutarse junto a las autopistas que abren en la selva” (Cárcel de Sevilla 1982)

[2]PSOE – Sería elegido Presidente de la Diputación de Sevilla al año siguiente

[3]En 1982 Cardenal Arzobispo de Sevilla

[4] Yo le había dicho “Dios, si existiera, no creo que se hubiera sentido ofendido por las palabras de El Cabrero”

[5]Mujer Jack Lang, ex ministro de cultura francés. Ambos habían conocido a El Cabrero, años antes en el Festival Int’l de Teatro de Nancy.

[6] Se omite el nombre por expreso deseo de El Cabrero que estima, con razón, que no es relevante

4 comentarios

de | 15/06/2012 · 17:53